Relación de organizaciones internacionales en materia de educación para la ciudadanía global

Desde hace un tiempo se vienen llevando a cabo desde distintas organizaciones internacionales una serie de iniciativas en materia de educación para la ciudadanía global. Así, encontramos la siguiente relación de organizaciones internacionales en materia de educación para la ciudadanía global: Preparar a la juventud para un mundo inclusivo y sostenible: El marco de la competencia global del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA por sus siglas en inglés) de la OCDE” (OCDE, 2018)[1], “Competencias para una Cultura Democrática: Convivir como iguales en sociedades democráticas culturalmente diversas” (Consejo de Europa, 2016)[2], “Educación para la Ciudadanía Global: Preparar a los alumnos para los retos del siglo XXI” (Unesco, 2014)[3] y, en general, los programa de educación de la OSCE[4].

Iniciativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)

La iniciativa de la OCDE gira en torno a la noción de “competencia global”, subrayando dicha organización la importancia de realizar una evaluación internacional de la misma, en este caso a través del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA).

  • ¿Qué es la competencia global?

La OCDE la describe como “una capacidad multidimensional. Los individuos globalmente competentes pueden examinar cuestiones locales, globales e interculturales; comprender y apreciar diferentes perspectivas y visiones del mundo; interactuar con éxito y respeto con los demás, y llevar a cabo acciones responsables en pro de la sostenibilidad y el bienestar colectivo”.

  • ¿Cuáles son las dimensiones de la competencia global?
  • La capacidad de examinar cuestiones y situaciones de importancia local, global y cultural. Por ejemplo, la pobreza, la interdependencia económica, la migración, la desigualdad, los riesgos medioambientales, los conflictos, las diferencias culturales y los estereotipos.
  • La capacidad de entender y apreciar diferentes perspectivas y visiones del mundo.
  • La capacidad de establecer interacciones positivas -esto es: abiertas, apropiadas y eficaces- con personas de diferentes nacionalidades, etnias, religiones, entornos sociales o culturales o de diferente género.
  • La capacidad y la disposición para emprender acciones constructivas en favor del desarrollo sostenible y del bienestar colectivo.
  • ¿Cuáles son los conocimientos necesarios para ser competente globalmente?

Se trata del conocimiento sobre el mundo y otras culturas. Es decir, el conocimiento de las cuestiones globales que afectan a las vidas localmente y alrededor del globo, así como el conocimiento intercultural -esto es, el conocimiento de las similitudes, diferencias y relaciones entre culturas-. En este sentido la OCDE señala cuatro campos de conocimiento, que incluyen cuestiones globales y cuestiones interculturales:

  1. La cultura y las relaciones interculturales.

Se incluyen aquí sus múltiples expresiones como los idiomas, las artes, el conocimiento, las tradiciones y las normas. Se trata de que los jóvenes sean más conscientes de su propia identidad cultural y de ayudarles a comprender las diferencias y similitudes entre las distintas culturas y dentro de ellas, así como a valorar la importancia de proteger las diferencias culturales y la diversidad. A medida que se involucran en el aprendizaje de otras culturas y las diferencias individuales, los alumnos empiezan a reconocer identidades múltiples y complejas y a evitar categorizar a las personas mediante un único marcador de identidad (por ejemplo: negro, blanco, mujer, hombre, pobre, rico). Los alumnos pueden adquirir conocimientos en este ámbito reflexionando sobre su propia identidad cultural y la de sus compañeros, analizando los estereotipos comunes que existen respecto a determinadas personas o grupos en su comunidad, o estudiando casos ilustrativos de conflicto o de integración exitosa entre grupos culturales.

  • El desarrollo socioeconómico y la interdependencia.

Se trata del estudio de los patrones de desarrollo en diferentes regiones del mundo, con especial atención a los vínculos e interdependencias entre las sociedades y las economías. Se busca que los alumnos analicen, en diferentes niveles de complejidad y de maneras apropiadas para el desarrollo, las múltiples formas de la globalización, como la migración internacional, la producción transnacional, y, las marcas y las tecnologías globales. De este modo, los alumnos pueden empezar a entender cómo los procesos locales, nacionales y globales moldean conjuntamente los patrones de desarrollo de los países y las desigualdades en las oportunidades disponibles para los individuos.

  • La sostenibilidad medioambiental.

Se trata de proporcionar una base sólida en cuestiones medioambientales para promover y apoyar la sostenibilidad. Así, se busca ayudar a los estudiantes a comprender los complejos sistemas y políticas que rodean la demanda y el uso de los recursos naturales.

  • Las instituciones globales, los conflictos y los derechos humanos.

Se trata aquí del estudio de las instituciones formales e informales que apoyan las relaciones pacíficas entre las personas y el respeto de derechos humanos fundamentales. Así, se busca que los estudiantes aprendan cómo las instituciones globales como las Naciones Unidas fueron establecidas; puedan reflexionar sobre la naturaleza controvertida de la gobernanza global en un mundo con relaciones de poder altamente desequilibradas; revisen las causas y soluciones de los conflictos actuales e históricos entre países, grupos étnicos o sociales; y, examinen los espacios y las oportunidades para que los jóvenes desempeñen un papel activo en la sociedad, asuman responsabilidades y ejerzan sus derechos. Como señala la OCDE, adquirir un conocimiento profundo en este ámbito es fundamental para que los jóvenes desarrollen valores como la paz, la no discriminación, la igualdad, la justicia, la no violencia, la tolerancia y el respeto.

Iniciativa del Consejo de Europa

La iniciativa del Consejo de Europa gira en tono a la noción de “cultura democrática”, subrayando dicha organización la importancia de que ésta sea enseñada y fomentada, particularmente entre los más jóvenes.

  • ¿Qué es la cultura democrática?

De acuerdo con el Consejo de Europa, dicho término o el de “cultura de la democracia”, en lugar de “democracia”, “se utiliza en el presente contexto para enfatizar el hecho de que, si bien la democracia no puede existir sin instituciones y leyes democráticas, dichas instituciones y leyes no pueden funcionar en la práctica a menos que se fundamenten en una cultura de la democracia, es decir, en valores, actitudes y prácticas democráticas. Entre otras cosas, éstos incluyen el compromiso con el Estado de Derecho y los derechos humanos, el compromiso con la esfera pública, la convicción de que los conflictos deben resolverse de forma pacífica, el reconocimiento y el respeto de la diversidad, la disposición para expresar las opiniones propias, la disposición para escuchar las opiniones de los demás, el compromiso con las decisiones tomadas por las mayorías, el compromiso con la protección de las minorías y sus derechos, y la disposición para entablar un diálogo que trascienda las divisiones culturales”.

  • ¿Cuáles son las competencias para la cultura democrática?
  • El conocimiento y la comprensión crítica de sí mismo.

Se trata del conocimiento y la comprensión crítica de sus propios pensamientos, creencias, sentimientos y motivaciones, así como de sus propias afiliaciones culturales y de su perspectiva del mundo; siendo ello, como señala el Consejo de Europa, vital para participar de forma efectiva y adecuada en una cultura de la democracia.

  • El conocimiento y la comprensión crítica del lenguaje y la comunicación.

Se trata del conocimiento y comprensión crítica de las convenciones comunicativas verbales y no verbales socialmente apropiadas que operan en el/los idioma(s) que uno habla, de los efectos que los diferentes estilos de comunicación pueden tener en otras personas, y de cómo cada idioma expresa de una manera única significados culturalmente compartidos.

  • El conocimiento y la comprensión crítica del mundo.

Se trata de un amplio y complejo conjunto de conocimientos y comprensión crítica en una variedad de áreas que incluyen: la política y el derecho; los derechos humanos; la cultura y las culturas; las religiones; la historia; los medios de comunicación; y, las economías, el medio ambiente y la sostenibilidad.

Iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)

La iniciativa de la UNESCO gira en torno a la noción de “ciudadanía global”, siendo ésta una dimensión fundamental de la educación para enfrentar los retos y las oportunidades de la globalización. Señala así la UNESCO que la función y la finalidad de la educación deben ser la construcción de sociedades más justas, pacificas, tolerantes e inclusivas.

  • ¿Qué es la ciudadanía global?

De acuerdo con la UNESCO, la ciudadanía mundial o global “no implica un estatuto legal. Se refiere más al sentimiento de pertenecer a una comunidad amplia y a una humanidad común, promoviendo una «mirada global» que une lo local con lo mundial y lo nacional con lo internacional. También es una forma de entender, actuar y relacionarse con los demás y con el medio ambiente en el espacio y en el tiempo, con base en los valores universales, a través del respeto a la diversidad y al pluralismo. En este contexto, cada vida individual tiene consecuencias en las decisiones cotidianas que conectan lo local y lo mundial, y viceversa”.

  • ¿Qué enfoque usa la UNESCO en la educación para la ciudadanía mundial?

La UNESCO utiliza un enfoque basado en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a vivir juntos.

  • ¿Qué elementos de la educación para la ciudadanía mundial se deben fomentar en los alumnos?
  • Una actitud sustentada en una comprensión de los múltiples niveles de identidad, y la posibilidad de una “identidad colectiva”, que trasciende las diferencias culturales, religiosas, étnicas u otras diferencias.
  • Un profundo conocimiento de los problemas mundiales y de valores universales como la justicia, la igualdad, la dignidad y el respeto.
  • Competencias cognoscitivas para pensar de forma crítica, creativa y sistemática, incluida la adopción de un enfoque de múltiples perspectivas que reconozca las diferentes dimensiones, perspectivas y ángulos de los problemas.
  • Competencias no cognoscitivas, que comprenden aptitudes sociales como la empatía y la solución de conflictos, competencias de comunicación y aptitudes para el trabajo en red y la interacción con personas con diferentes historias, orígenes, culturas y perspectivas.
  • Capacidades conductuales de para actuar en forma conjunta y responsable a fin de encontrar soluciones globales a los problemas mundiales, y para luchar por el bien colectivo.
  • ¿Cuáles son los ámbitos importantes en la educación para la ciudadanía mundial?

De acuerdo con la UNESCO, los ámbitos importantes en esta materia son: la educación para la paz, la educación en materia de derechos humanos universales, la educación para la comprensión y el entendimiento internacional (identidad y apertura mundial) y la educación para el desarrollo sostenible (la sostenibilidad). Además, la UNESCO señala que otros temas y cuestiones relacionados con la educación para la ciudadanía mundial son -entre otros-: la comprensión de los desafíos y los problemas mundiales en sus dimensiones social, política, cultural, económica y ambiental; la educación para la democracia; la sociedad civil; los conceptos de valores universales como la dignidad, el respeto, la igualdad, la equidad y la justicia; las responsabilidades; la interconexión mundial; la educación intercultural; el multiculturalismo y la tolerancia de la diversidad -esto es, el respeto mutuo en la diversidad-; y, el conocimiento de idiomas.

Iniciativa de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE)

Los proyectos educativos para la juventud de la OSCE buscan contribuir a la prevención de conflictos y a la rehabilitación post-conflicto. De esta manera, a través de la actuación sobre los comportamientos y las actitudes dichos proyectos persiguen fomentar la confianza mutua, romper con los estereotipos, explicar el valor de la diversidad y fomentar su respeto, ampliar la comprensión y el respeto de los derechos humanos universales, y, fomentar la buena gobernanza.

  • ¿En qué ámbitos se realizan estos proyectos?
  • Los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Algunas de las actuaciones de la OSCE en este ámbito incluyen: la formación en cuestiones como las libertades fundamentales de religión o creencia, de movimiento, de reunión y de asociación; la información sobre el uso de la pena de muerte; la supervisión de juicios; y, la prevención de la tortura y de otras formas de malos tratos.

  • El medioambiente.

En este ámbito, la OSCE persigue: reforzar la cooperación en cuestiones medioambientales para prevenir conflictos, fomentar la confianza mutua, y, promover las buenas relaciones entre países vecinos.

  • La tolerancia y la no discriminación.

La OSCE actúa en este ámbito para concienciar sobre la discriminación, los delitos de odio, el antisemitismo y otras formas de intolerancia, incluidas las que se producen contra musulmanes, cristianos y miembros de otras religiones.

  • Educación en igualdad de género.

La OSCE reconoce que la igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres es esencial para la paz, la democracia y el desarrollo económico y medioambiental sostenible. Así, actúa para fomentar la participación de las mujeres en los esfuerzos de paz y en las instituciones de seguridad, así como en la vida pública y política; para promover leyes y políticas no discriminatorias; para promover políticas socioeconómicas y medioambientales que tengan en cuenta las cuestiones de género, fomentando al mismo tiempo la participación igualitaria de hombres y mujeres en los procesos de toma de decisiones; y, para combatir la violencia contra las mujeres a través de la recopilación de datos, la asistencia en el desarrollo de políticas sólidas, el suministro de información y asistencia jurídica a las potenciales víctimas y supervivientes, y la mejora de las capacidades de los cuerpos y fuerzas de seguridad y los proveedores de servicios.

  • Cuestiones relativas a las minorías nacionales y apoyo a esas minorías en la educación.

En este ámbito, la OSCE actúa para fomentar la comprensión e interacción interétnica en la educación, para permitir la inclusión de múltiples perspectivas en la enseñanza de la historia, para promover los derechos de las personas pertenecientes a esas minorías, para tratar las tensiones étnicas -contenerlas y desescalarlas a fin de que no se conviertan en un conflicto-, para abordar los desencadenantes a corto plazo de las tensiones o conflictos interétnicos y también los aspectos preocupantes a largo plazo de carácter estructural, para prevenir las hostilidades en torno a las cuestiones de minorías nacionales, y, para promover la integración.

  • ¿En qué áreas se centran algunas de las operaciones de campo de la OSCE?

Las áreas en las que se centran dichas operaciones son: la reforma educativa (incluida la educación jurídica); la reducción de la división por motivos étnicos y de otras formas de exclusión; el establecimiento de resultados y estándares de aprendizaje; el desarrollo de la mediación en los colegios; la orientación estratégica y programas de formación para los temas de educación cívica incluidos en el plan de estudios; la formación en materia de lucha contra la discriminación, desarrollo de los medios de comunicación, análisis de políticas públicas y desarrollo sensible al/los conflicto(s); la educación en derechos humanos y medio ambiente; y, el fomento del diálogo y de las redes.

BIBLIOGRAFÍA

COUNCIL OF EUROPE, Competences for Democratic Culture: Living together as equals in culturally diverse democratic societies, Strasbourg, 2016.

OECD, Preparing our youth for an inclusive and sustainable world: The OECD PISA global competence framework, Paris, 2018.

UNESCO, Global Citizenship Education: Preparing learners for the challenges of the twenty-first century, Paris, 2014.

OTRAS FUENTES

  • Páginas web

https://www.oecd.org/education/Global-competency-for-an-inclusive-world.pdf. Página web última vez consultada el 30 de abril de 2021.

https://rm.coe.int/16806ccc07. Página web última vez consultada el 30 de abril de 2021.

https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000227729. Página web última vez consultada el 30 de abril de 2021.

https://www.osce.org/education. Página web última vez consultada el 30 de abril de 2021.


[1] OECD, Preparing our youth for an inclusive and sustainable world: The OECD PISA global competence framework, Paris, 2018, disponible en: https://www.oecd.org/education/Global-competency-for-an-inclusive-world.pdf (página web última vez consultada el 30 de abril de 2021).

[2] COUNCIL OF EUROPE, Competences for Democratic Culture: Living together as equals in culturally diverse democratic societies, Strasbourg, 2016, disponible en: https://rm.coe.int/16806ccc07 (página web última vez consultada el 30 de abril de 2021).

[3] UNESCO, Global Citizenship Education: Preparing learners for the challenges of the twenty-first century, Paris, 2014, disponible en: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000227729 (página web última vez consultada el 30 de abril de 2021).

[4] Véase: https://www.osce.org/education (página web última vez consultada el 30 de abril de 2021).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *